¡Alertas por favor!

January 20, 2018

Desde la Comisión Costarricense de Cooperación con la UNESCO compartimos la preocupación que tienen las autoridades del Organismo de Investigación Judicial en relación con el aumento de personas menores de edad en conflicto con la ley. Nuestro país vive una situación muy difícil, aumenta la criminalidad organizada y con ella, el reclutamiento de poblaciones cada vez más jóvenes.

 

Ante este panorama debemos reflexionar sobre la importancia que tiene la educación y convencer a cada padre y madre de que el mejor sitio para que estén los muchachos es el aula. Ellos son vulnerables y no debemos permitir que más personas menores de edad se sigan convirtiendo en víctimas de la criminalidad organizada que enfrenta el país. Son muy lamentables los hechos de sangre ocurridos recientemente y en los cuales han estado involucrados adolescentes.

 

Durante el 2015 y 2016, hubo en el país 252 homicidios por ajuste de cuentas, de los cuales 11 víctimas tenían menos de 17 años, según el estudio Análisis de los Homicidios Dolosos Vinculados a la Delincuencia Organizada elaborado por Comisión Técnica Interinstitucional sobre Estadísticas de Convivencia y Seguridad Ciudadana (COMESCO).

 

El pasado sábado 13 de enero asesinaron a dos hombres, uno de tan solo 16 años, en Cot de Cartago, cuando viajaban en un vehículo y desde otro carro les dispararon. Tan solo ocho días antes, un menor de 15 años fue asesinado mientras intentaba asaltar un supermercado en Puntarenas y su cómplice, increíblemente, era otro adolescente de 13 años.

 

Esos jóvenes que han sido reclutados por bandas deberían estar en este momento, igual que la gran mayoría, preparándose para el retorno a las clases, con un proyecto de vida y planeando su futuro. La educación es un derecho del que gozan las personas menores de edad, los padres y madres tienen el deber de velar porque sus hijos estudien. Es en las aulas donde ellos deben estar y no en la calle, expuestos a la tentación del dinero fácil. En los libros no solo está el futuro de los muchachos, sino también la paz y la seguridad de los países.

 

Señores padres y madres, más bien les pido que estimulen a sus hijos y los apoyen, para que inicien este nuevo curso lectivo con aires frescos, con gran impulso, con mucha ilusión. La responsabilidad está en el hogar, pero también en los centros educativos deben estar al pendiente de los estudiantes, monitorear las listas y el ausentismo, llamar a las casas de aquellos que con el pasar de los días no se han incorporado, visitar los hogares, citar a los padres y en último caso, poner la denuncia ante el Patronato Nacional de la Infancia.

 

El año pasado, de los 923.920 estudiantes que al principio de año estaban matriculados en preescolar, primaria y secundaria, 14.606 (un 1,6%) se salieron del sistema educativo tras las vacaciones de medio año. Según la última encuesta de Empleo Continuo del Instituto Nacional de Estadística y Censos, para el tercer trimestre del 2017, la cantidad de jóvenes entre 15 y 17 años que no trabajaba ni estudiaba, era de 28659.

 

Debemos unirnos todos para que los jóvenes no estén ociosos, para que tengan oportunidades y dejen de estar en la mira de los criminales.

 

Gran tarea tiene el próximo gobernante de Costa Rica.

 

Rocío Solís Gamboa
Presidenta Comisión Costarricense de
Cooperación con la UNESCO

redaccion@crhoy.com

 

Publicado en crhoy.com

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Biólogo costarricense recibe importante premio de la UNESCO

September 20, 2018

1/5
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo